May 9

Queridos hermanos, no se extrañen de verse sometidos al fuego de la prueba, como si fuera algo extraordinario. Al contrario, alégrense de tener parte en los sufrimientos de Cristo, para que también se llenen de alegría cuando su gloria se manifieste. 1 Pedro 4:12-13

Querido Padre celestial, te pedimos de todo corazón que nos des tu paz, que nada se la lleve de nosotros, y protégenos de toda maldad. Que seamos conscientes que siempre debemos servirte con abnegación; fieles en todos nuestros caminar, buscando la gran promesa que tú nos has dado. Como siempre lo has hecho; guárdanos bajo tu protección. Te alabamos y agradecemos por todo lo que llega de ti a nuestro corazón, lo cual nos da confianza y certeza en tu ayuda futura. Amén.