white crocuses

Y en el mismo lugar donde se les dijo: “Ustedes no son mi pueblo”, serán llamados hijos del Dios viviente. Rm 9:26

Señor, Dios nuestro, gracias por habernos llamado hijos tuyos, un pueblo que te sirve aun con sufrimiento y tentación. Concede que la gracia de Jesucristo esté en nosotros, para poder salir victoriosos sobre todo obstáculo en nuestro camino y poder soportar la angustia que padece tanta gente. Oh Señor Dios, nuestro único refugio, solo a ti podemos recurrir para dar fin al maligno y para abrir camino a la victoria de Jesucristo. Ese día, gozaremos llenos de alegría como tu pueblo. Amén.