0314

Sobre toda la extensión del monte Sión y sobre el pueblo reunido allí, el Señor creará una nube oscura en el día, y en la noche resplandor y llamas de fuego. Por encima de todos estará la gloria del Señor, para protegerlos y defenderlos; les servirá de sombra contra el calor del día y de protección contra la lluvia y la tempestad. Is 4:5-6

Querido Padre celestial, tú eres y serás nuestro refugio; conmuévenos con la fuerza de tu amor. Ampáranos y defiéndenos de todo ataque de las tinieblas. Cuando la gente sale de las tinieblas y a ti se dirige, haz que sus ojos brillen intensamente con la luz de tu corazón. Que tu luz brille en cada uno de nosotros y a nuestro alrededor. Que tu luz lleve tu causa a la victoria del grandioso día final de Jesucristo. Amén.