yellow dandelion flower

Pero ahora, Israel, pueblo de Jacob, el Señor que te creó te dice: No temas, que yo te he libertado; yo te llamé por tu nombre, tú eres mío. Si tienes que pasar por el agua, yo estaré contigo, si tienes que cruzar ríos, no te ahogarás; si tienes que pasar por el fuego, no te quemarás, las llamas no arderán en ti. Is 43:1-2

Querido Padre celestial, gracias por deleitar nuestro corazón con tu luz, que nos permite tener fe en ti. Gracias por tu luz, que nos muestra las muchas veces que eres tú quien nos salva de necesidad, oscuridad y muerte, y en medio de toda esta incertidumbre, tú mantienes salvo nuestro corazón para poder ser fieles hasta el día de tu llegada, momento en el cual tú te revelarás al mundo y todos clamarán a una sola voz: “Padre celestial, gracias por habernos redimido”. Amén.