purple periwinkle flowers

Así como la lluvia y la nieve bajan del cielo, y no vuelven allá, sino que empapan la tierra, la fecundan y la hacen germinar, y producen la semilla para sembrar y el pan para comer, así también la palabra que sale de mis labios no vuelve a mí sin producir efecto, sino que hace lo que yo quiero y cumple la orden que le doy. Is 55:10-11

Señor y Dios nuestro, luz del mundo y de la vida humana, gracias por enviarnos tu Palabra a nuestro corazón. Tu Palabra actúa en nosotros y nos proporciona alegría. Y aunque con frecuencia padecemos momentos difíciles y amargos aquí en la tierra, ya hoy podemos regocijarnos, como el mundo se alegrará cuando tu voluntad y tu palabra se hayan cumplido. Protégenos, purifícanos y libéranos en espíritu, para ser siervos tuyos y que de vez en cuando se nos permita decir una palabra en armonía con la gran y poderosa Palabra que tú has enviado al mundo. Amén.