red clover

Señor, siempre diré en mi canto que tú eres bondadoso; constantemente contaré que tú eres fiel. Proclamaré que tu amor es eterno; que tu fidelidad es invariable, invariable como el mismo cielo. Salmos 89:1–2

Dios nuestro Señor, reúnenos como un rebaño para alabarte con un solo corazón y voz. Que esta alabanza resuene alrededor de la tierra, en medio de todos los males que aún nos enfrentan. Gracias por tu protección, por toda la ayuda y liberación que tú nos brindas. Te damos gracias por la esperanza que pones en nuestro corazón. Gracias por la esperanza que aún tenemos de ver grandes proezas hechas por obra de tu Espíritu, para nosotros tus niños y todos los pueblos y naciones. Porque tu amor no descansará, hasta que la vida en la tierra esté bajo tu dominio y todos se regocijen. Amén.