pink flowers from a bulb

Hacia ti, Señor, miro suplicante; hacia ti, que reinas en el cielo. Suplicantes miramos al Señor nuestro Dios, como mira el criado la mano de su amo, como mira la criada la mano de su ama, esperando que él nos tenga compasión. Salmos 123:1–2

Dios nuestro Señor, elevamos nuestro corazón a ti; nuestra ayuda en toda necesidad. Pues aun en tiempos difíciles tú haces mucho por nosotros, permitiéndonos siempre ver tu luz y dándonos tu ayuda en las muchas cosas que tú quieres que nosotros aguantemos en tu fuerza, Oh Dios Todopoderoso. Al final, tú ayudarás a nuestra era para llegar a tu luz. Por medo de tu gran misericordia, déjanos recibir tu Palabra. Bendícela dentro de nuestro corazón, y ayúdanos a servirte dondequiera y en todo lo que se nos permite hacer. Amén.