early buds

Pero nosotros, que somos del día, debemos estar siempre en nuestro sano juicio. Debemos protegernos, como con una coraza, con la fe y el amor, y cubrirnos, como con un casco, con la esperanza de la salvación. Porque Dios no nos destinó a recibir el castigo, sino a alcanzar la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo. 1 Tesalonicenses 5:8–9

Señor Dios Todopoderoso, haz llegar el día de Cristo Jesús, en quien todos estaremos unidos. Entonces nos reconoceremos el uno al otro como prójimos, como hermanos, y tendremos paz en la tierra. Danos de nuevo tu Espíritu, Oh Señor, Dios nuestro. Libra e ilumina el corazón de los hombres para que reconozcan la Palabra que les has dado y se aferren a todas tus promesas, incluso en tiempos oscuros y turbulentos. Permanece con nosotros y con el mundo. Ayúdanos, nosotros esperamos tu paz, una nueva paz – no a la paz vieja ni regresar a la comodidad y a los deseos egoisticos, sino tu paz – la cual nos llevará a la vida celestial, donde encontraremos a Jesucristo, el Vivo, Pastor y Líder nuestro. Amén.