pink moss rose

Aunque las montañas cambien de lugar y los cerros se vengan abajo, mi amor por ti no cambiará ni se vendrá abajo mi alianza de paz.» Lo dice el Señor, que se compadece de ti. Isaías 54:10

Señor, Oh gran y todopoderoso Dios, gracias porque tú nos has dado al Salvador, en quien podemos estar unidos y encontrar paz aquí en la tierra. Que él, el Salvador, trabaje con poder entre los hombres. Que venga tu Espíritu a los corazones humanos para que aprendan a reconocerte como su líder y Dios, y que regocijen sus vidas que están previstas para la vida eterna. Bendícenos por medio de tu Palabra y de todo el bien que tú haces para nosotros. Renueva y fortalece constantemente nuestra fe y paciencia por medio de la gracia que tú nos envías. Recuerda a todos los pueblos que deben hacerse tuyos en el nombre de Jesucristo. Que todos confiesen que Jesucristo es el Señor, para honor de Dios Padre. Te alabamos por la promesa que tú nos has dado, de un nuevo día maravilloso de ayuda para todos humanos. Te alabamos porque tú has creado a cada persona para reconocer su verdadero llamamiento y su camino a la salvación. Amén.