pink fuschia flower

Sabemos que hasta ahora la creación entera se queja y sufre como una mujer con dolores de parto. Y no sólo ella sufre, sino también nosotros, que ya tenemos el Espíritu como anticipo de lo que vamos a recibir. Sufrimos profundamente, esperando el momento de ser adoptados como hijos de Dios, con lo cual serán liberados nuestros cuerpos. Con esa esperanza hemos sido salvados. Romanos 8:22–24a

Señor Dios nuestro, gracias por la gran vocación que tú nos has dado. Te damos gracias que entre todos los males de hoy, tú nos brindas la fe y esperanza de que tú nos estás guiando a una meta que es buena; y tú nos liberas. Tú liberas a tus hijos para que un nuevo espíritu pueda llegar a toda la humanidad, una nueva vida y poder para servirte dentro de los confines del tiempo, y para la eternidad. Alabamos tu nombre porque siempre podemos tener esperanza; nada nos puede desalentar, porque todo debe trabajar junto para el bien, según tu gran propósito. Concede que tu compasión llegue a todo el mundo, a todos los pueblos, que tú has mirado con misericordia mandando a Jesucristo como el Salvador. Amén.