orange marigolds

La ley se añadió para que aumentara el pecado; pero cuando el pecado aumentó, Dios se mostró aún más bondadoso. Y así como el pecado reinó trayendo la muerte, así también la bondad de Dios reinó haciéndonos justos y dándonos vida eterna mediante nuestro Señor Jesucristo. Romanos 5:20–21

Señor y Dios nuestro, venimos a tu presencia rogándote dar al mundo lo que se necesita para librar a los hombres de su dolor y dales la fuerza para servirte. Que se revele el poder de Jesucristo en nuestros tiempos, porque él se ha hecho cargo de nuestro pecado para que venga justicia a la tierra y los hombres tengan vida y vean tu salvación; misma que tú llevarás cuando se cumpla el tiempo. Que se revele tu poder en el mundo, que se haga tu voluntad, que tu nombre sea santificado y que todos los males se rectifiquen en esta tumultuosa y difícil era. Oh Dios nuestro Señor, sólo tú nos puedes ayudar. Sólo tú eres el Salvador de todas las naciones. Por tu gran misericordia, tú puedes traer la paz. A ti nos dirigimos, y al considerar tu Palabra, recordamos las grandes promesas que tú nos has dado, promesas que se cumplirán en nuestro siglo. Amén.