varigated ivy

Señor, tu palabra es eterna; ¡afirmada está en el cielo! Tu fidelidad permanece para siempre; tú afirmaste la tierra, y quedó en pie. Todas las cosas siguen firmes, conforme a tus decretos, porque todas ellas están a tu servicio. Salmos 119:89–91

Señor Dios, gracias por tu Palabra, que es lo más grande y glorioso para nuestra experiencia humana. Queremos encontrar cada día más alegría en tu ayuda y en lo que tú estás haciendo para nosotros. Una y otra vez nosotros percibimos y nos regocijamos en la nueva ayuda, fuerza y ánimo para la vida, que tu Palabra nos da. Buscamos continuamente encontrar a Jesucristo, la Vida eterna. El vendrá seguramente para establecer tu reino. Alabado sea tu nombre, Dios eterno, glorioso y todopoderoso. Permanece con nosotros, hombres pobres y humildes. Fortalécenos en espíritu y danos el poder para perseverar hasta que se cumple todo lo prometido por tu Palabra. Amén.