pink carnation

Pero el Señor me ha dicho: «Mi amor es todo lo que necesitas; pues mi poder se muestra plenamente en la debilidad.» Así que prefiero gloriarme de ser débil, para que repose sobre mí el poder de Cristo. Y me alegro también de las debilidades, los insultos, las necesidades, las persecuciones y las dificultades que sufro por Cristo, porque cuando más débil me siento es cuando más fuerte soy. 2 Corintios 12:9–10

Señor, Dios nuestro, nos regocijamos de poder llamarnos tus hijos. En nuestra debilidad te pedimos refugio y cuidado. Fortalece nuestra fe y esperanza de que ciertamente nuestras vidas vayan por el buen camino, no por nuestro propio esfuerzo sino por medio de tu protección. Por tu Espíritu, permite que lleguemos a percibir más y más que tú estás con nosotros. Ayúdanos a estar alertas cada día y escuchar cuando tú nos quieres decir algo. Revela el poder y la gloria de tu reino en muchas personas, para la gloria de tu nombre, y apura la llegada de todo lo bueno y verdadero en la tierra. Amén.