cherries on a twig

Pero llega la hora, y es ahora mismo, cuando los que de veras adoran al Padre lo harán de un modo verdadero, conforme al Espíritu de Dios. Pues el Padre quiere que así lo hagan los que lo adoran. Dios es Espíritu, y los que lo adoran deben hacerlo de un modo verdadero, conforme al Espíritu de Dios. Juan 4:23–24

Señor, Dios nuestro, gracias por estar entre nosotros como padre y dejarnos ser tus hijos en la tierra. Te damos gracias porque como tus hijos, podemos encontrar la vida en espíritu y en verdad. Permite que cada uno de nosotros encuentre cómo se puede elevar nuestra vida en la tierra por medio de tu Espíritu, pues él nos puede dar lo que nosotros los humanos no poseemos, tanto que nuestro trabajo diario, toda nuestra lucha y sacrificio por las cosas exteriores de la vida; sean impregnadas de lo más alto y grande. Tu Espíritu nos puede cuidar de caer en caminos vulgares y superficiales y de perdernos en experiencias mundanas efímeras, sin importar cuánto cautivan nuestra atención. Gracias por todo lo que tú has hecho por tus hijos. Continúa ayudándonos, para servirte cada día con alegría y gratitud. Amén.