light green leaves

El espíritu del Señor está sobre mí, porque el Señor me ha consagrado; me ha enviado a dar buenas noticias a los pobres, a aliviar a los afligidos, a anunciar libertad a los presos, libertad a los que están en la cárcel; a anunciar el año favorable del Señor, el día en que nuestro Dios nos vengará de nuestros enemigos. Me ha enviado a consolar a todos los tristes. Isaías 61:1–2

Señor, Dios nuestro, luz de la humanidad en Cristo Jesús, llenos de alegría y confianza te pedimos acceso a tu poder supremo, tu poder contra toda oscuridad, pecado, muerte y esclavitud. Que nos sintamos cercanos a tu poder supremo. Escucha nuestro llanto, ya que somos y siempre seremos tus hijos, a quienes tú has prometido la redención y liberación. Juntos nos aferramos a esta promesa y venimos anti ti diciendo: “Nosotros somos tus hijos en Jesucristo el Salvador, a quien tú has enviado a nosotros.” Somos tus niños; escúchanos y bendícenos individuamente y juntos como un pueblo, fortalecido para servirte en el ministerio de nuestro mundo. Amén.