hemlock twig

Pasó delante de Moisés, diciendo en voz alta: ¡El Señor! ¡El Señor! ¡Dios tierno y compasivo, paciente y grande en amor y verdad! Por mil generaciones se mantiene fiel en su amor y perdona la maldad, la rebeldía y el pecado; pero no deja sin castigo al culpable, sino que castiga la maldad de los padres en los hijos y en los nietos, en los bisnietos y en los tataranietos. Ex 34:6-7

Padre Querido celestial, grande es tu bondad y misericordia para nosotros los humanos, sujetos a la miseria y muerte en el mundo. Que nuestros corazones sean fortalecidos por medio de tu bondad y el poder salvador de tu naturaleza, revelado a nosotros en Cristo Jesús, nuestro Redentor. Protégenos y bendícenos hoy. Que tu Espíritu siempre presente nos ayude a encontrar bondad y misericordia. ¡Alabado sea tu nombre eternamente! Amén.