feather

Esposos, amen a sus esposas como Cristo amó a la iglesia y dio su vida por ella. Esto lo hizo para santificarla, purificándola con el baño del agua acompañado de la palabra para presentársela a sí mismo como una iglesia gloriosa, sin mancha ni arruga ni nada parecido, sino santa y perfecta. Ef 5:25-27

Señor y Dios nuestro, aunque somos pocos acuérdate de nosotros. Protégenos de toda maldad y daño interior, que nos amenaza cada día. Permite que tu amor y bondad estén con nosotros para que al fin fluya ese gran poder fuera de tu Iglesia en todo el mundo, cumpliéndose así tus promesas. Gracias por toda tu bondad. Te pedimos que cuides de nosotros. Guárdanos en tu espíritu y propósito, ayúdanos a combatir todo lo malo y dañino. Concédenos servir a ti y no a lo mundano. Protégenos hoy y todos los días. Amén.