large pine cone

No rechaces, hijo mío, la corrección del Señor, ni te disgustes por sus reprensiones; porque el Señor corrige a quien él ama, como un padre corrige a su hijo favorito. Pr 3:11-12

Señor, Dios nuestro, gracias porque pese a toda maldad, podemos mirar hacia el bien y hacia un mejor cambio. Porque tu amor, tu Espíritu de amor, está con nosotros. Pese a todo lo que ha ido mal, podemos cambiar. Por medio de una fe auténtica podemos llegar a ser dignos de tu amor. Todo puede tornar para el bien. Las naciones pueden tener alegría y regocijarse en vida ya que tus obras están entre ellos para ayudarlos a cambiar. Amén.