feathers

¡Canten al Señor una canción nueva, pues ha hecho maravillas! ¡Ha alcanzado la victoria con su gran poder, con su santo brazo! El Señor ha anunciado su victoria, ha mostrado su justicia a la vista de las naciones; ha tenido presentes su amor y su lealtad hacia el pueblo de Israel. ¡Hasta el último rincón del mundo ha sido vista la victoria de nuestro Dios! Sal 98:1-3

Señor y Dios nuestro, de corazón te damos las gracias, desde lo profundo de nuestros corazones, porque tú nos consideras dignos de trabajar contigo para que la redención venga al mundo en Jesucristo. Ya hoy muchas personas regocijando están en su Redentor; llenos de esperanza y consuelo porque se acerca el fin, el día en que tu gloria será revelada, cuando todo el mundo y todas las naciones te glorifiquen a ti, oh gran Dios y Padre celestial. Oramos que llegues a nuestro tiempo. Ayúdanos, Señor y Dios nuestro. Día y noche te buscamos con la esperanza de ver el momento de tu gloria, con la esperanza de recibir esa paz que sobrepasa todo entendimiento y que espera ver tu redención, la gran redención del cielo, por medio de ti, el Dios de todo lo que existe. Amén.