hemlock twig with pine cones

Miren cuánto nos ama Dios el Padre, que se nos puede llamar hijos de Dios, y lo somos. Por eso, los que son del mundo no nos conocen, pues no han conocido a Dios. 1 Jn 3:1

Señor, Dios nuestro, te damos gracias por ser tus hijos y por ser dirigido por tu diestro amor. Danos paciencia y fe, sobre todo cuando nuestro camino en la tierra parece difícil y la vida está llena de dolor y penurias. Tú eres la luz. Tú nos muestras el camino correcto. Tú vas adelante de nosotros en la abnegación y paciencia que nos enseña tu Palabra. Protégenos en todos los caminos. Que tu reino crezca entre nosotros hasta que podamos ver claramente que tú, oh Dios, estás verdaderamente haciendo tu obra y llenándonos de alegría, aunque parezca inútil todo lo que hacemos. Sin embargo, tu obra perdura; en ella nos regocijamos y deseamos dar gracias a ti todos los días. Amén.