magenta African violet

Me dijo: «Israel, tú eres mi siervo, en ti me mostraré glorioso.» Y yo que había pensado: «He pasado trabajos en vano, he gastado mis fuerzas sin objeto, para nada.» En realidad mi causa está en manos del Señor, mi recompensa está en poder de mi Dios. Is 49:3-4

Señor, Dios nuestro, te damos gracias por la ayuda que tú nos has dado una y otra vez para continuar ante ti, regocijándonos en la certeza de la fe. Te damos gracias a ti por guiar y dirigir nuestras vidas y permitirnos tener un objetivo, culminación que será revelada a todos los humanos. Quédate con nosotros en los momentos de silencio cuando parece que estamos solos. Consérvanos fuertes y firmes en medio de tentación y tanta confusión que hay en la vida. Ayúdanos a permanecer inquebrantables, ya que tú caminas con nosotros y nos sostienes con amor, y sólo tú puedes elevarnos por encima de todo lo que no perdura. Amén.