wintergreen twig

No tengas miedo, pues yo estoy contigo; no temas, pues yo soy tu Dios. Yo te doy fuerzas, yo te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa. Is 41:10

Querido Padre celestial, damos gracias que tú eres nuestro Padre y tú estás con nosotros. Gracias que podemos saber que eres tú quien nos está conduciendo con su diestra bondad. Danos tu Espíritu de entendimiento para poder percibir siempre tu fuerte y poderosa presencia que nos guía en todos nuestros caminos. Ayúdanos en las áreas donde estropeamos. Ayúdanos, porque somos débiles y a menudo estamos en situaciones en donde no podemos ayudar a nosotros mismos. Pero tú eres fuerte. Tú das luz a nuestros corazones. Por medio del Salvador, Jesucristo, podemos dirigir nuestras vidas con alegría, júbilo y paciencia hacia el gran objetivo preparado ante nosotros tus hijos y ante el mundo entero. Amén.