spices

Por esta razón me pongo de rodillas delante del Padre, de quien recibe su nombre toda familia, tanto en el cielo como en la tierra. Pido al Padre que de su gloriosa riqueza les dé a ustedes, interiormente, poder y fuerza por medio del Espíritu de Dios, que Cristo viva en sus corazones por la fe, y que el amor sea la raíz y el fundamento de sus vidas. Ef 3:14-17

Señor, Dios nuestro, nos hemos reunido en tu presencia, agradeciendo que por medio de tu Palabra nos das algo de tu propio ser que nos ayuda a ser tus discípulos, tus hijos, quienes cualquiera que sea nuestra suerte estaremos firmes en fe y confianza a lo largo de nuestra vida, sea cual sea nuestra suerte. Ayúdanos en estos tiempos, y cuando los días crezcan en dificultad y se llenen de dolor, mantén cuidado de tu pueblo. Ayúdanos a estar firmemente arraigados en la fe, aunque la oscuridad esté en la tierra. Tú nos puedes dar fuerza y valor; nada podemos hacer con nuestra fuerza humana. Sólo el poder de tu Espíritu nos renueva, nos alerta y nos llena de persistente alegría. Porque nosotros somos tu pueblo, tus hijos, y sustentados en tu diligente amor, podemos regocijarnos pese a todo dolor. Amén.