pine cone

Hermanos míos, ustedes deben tenerse por muy dichosos cuando se vean sometidos a pruebas de toda clase. Dichoso el hombre que soporta la prueba con fortaleza, porque al salir aprobado recibirá como premio la vida, que es la corona que Dios ha prometido a los que lo aman. Stg 1:2,12

Señor, Dios nuestro, reside con nosotros. Toca nuestros corazones con tu Espíritu, para estar en unidad contigo. Permítenos encontrar gozo incluso en esta vida de lucha y tentación. Encontrar alegría en todas las necesidades que confrontamos, inclusive en la agonía de la muerte. Protégenos por medio de tu Palabra, que siempre sea luz para nosotros, así poder seguirte y hacer tu voluntad. Reside con nosotros en todos nuestros caminos. Dirige todo con tu diestro amor hasta que tu objetivo alcance a toda la humanidad y entonces nos regocijaremos sobre todos los juicios y pruebas porque al final el premio glorioso se ganará. Amén.