pink geranium

Hablaré de tu grandeza, mi Dios y Rey; bendeciré tu nombre por siempre. Diariamente te bendeciré; alabaré tu nombre por siempre. Sal 145:1-2

Querido Padre Celestial, venimos ante ti para darte gracias de todo corazón. Tú sabes todo por lo que estamos agradecidos. Oramos para que continúes preservándonos y nos des fuerza para los senderos en donde tú nos guías. Inclusive cuando tenemos que sufrir y luchar largas y duras batallas, sabemos que todo tiene un buen propósito y continuará guiándonos a tu objetivo. Por todo esto, te alabamos y damos gracias. Protege nuestra mente, corazón y espíritu. Consérvanos valientes y levántanos de todo desaliento por medio de tu Espíritu, quien renovará nuestras vidas eternamente. Amén.