dried queen anne's lace

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿de quién podré tener miedo? El Señor defiende mi vida, ¿a quién habré de temer? Sal 27:1

Querido Padre, te pedimos llegar del cielo con nosotros y nos llenes de tu bondad y misericordia con tu luz y tu vida. Nosotros somos débiles, necesitados y perdidos, justo cuando necesitamos ser firmes y aguantar. Pero tú eres fiel. Tú permaneces con nosotros y nos ayudas. Oramos para que nos continúes ayudando y sosteniendo. No permitas que vivamos en vano nuestras vidas. Que algo de la eternidad esté con nosotros en todo lo que enfrentamos en la vida, así entonces una y otra vez, encontremos valor para comenzar de nuevo. Amén.