hemlock twig

El Dios de ustedes dice: «Consuelen, consuelen a mi pueblo; hablen con cariño a Jerusalén y díganle que su esclavitud ha terminado, que ya ha pagado por sus faltas, que ya ha recibido de mi mano el doble del castigo por todos sus pecados.» Is 40:1-2

Señor y Dios nuestro, ¡qué grande es tu amor y cuán grande tu ayuda! Cada uno de nosotros podemos sentirnos protegidos en tu amor, sabiendo que nuestras faltas y defectos ya no importan. Nosotros podemos ir directo hacia la meta que tú has establecido, porque tú nos ayudarás por medio del perdón de los pecados y por medio de todo lo bueno que tú puedes poner en nuestros corazones. Por eso te pedimos que estés con nosotros. Para nosotros ser fieles, creer firmemente en tu gran misericordia y que tu nombre sea glorificado entre nosotros. Que a cada corazón le sea dada la tranquilidad de saber que todo lo que existe aún tornará para el bien, para la gloria de tu nombre. Amén.