Y el reino, el poder y la gloria de todos los reinos de la tierra serán dados al pueblo del Dios altísimo. Su reino permanecerá para siempre, y todos los pueblos de la tierra le servirán y le obedecerán. Dn 7:27

Señor Dios nuestro y Padre querido, tú te has dado a conocer en la tierra para que nosotros te amemos y seamos amados por ti. Oramos por tu Espíritu. Danos tu Espíritu para fortalecer nuestras vidas y el trabajo que nos ofrece. Protégenos en todos nuestros caminos. Dondequiera que tus hijos estén suspirando y llamando por ti, protégelos y guíalos con tu justicia suprema. Deja que tu reino se extienda sobre el mundo entero, sobre todos los humanos y todas las naciones, para estar unidos en tu honor como servidores de Cristo Jesús. Amén.