Pues Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna. Jn 3:16

Dios nuestro Señor, tú eres nuestra luz y nuestra vida, en el anhelo de vivir en tu Palabra levantamos nuestra mirada a ti. Haz que tu Palabra entre en nuestros corazones. Que tu Palabra nos ayude a entender nuestras vidas y nuestro tiempo, así poder reconocer que tú diriges todo y poder llenarnos de valor cada día pese a nuestras fallas, debilidades y pecados. Nosotros aún podemos encontrar alegría porque tu reino llegará. Podemos sentir que estás entre nosotros; por muy grande que sea la angustia de este tiempo. Haz resplandecer la luz de Cristo Jesús; que tu Espíritu de paz y perdón llegue a todas las naciones y se haga tu voluntad. Libera a los humanos de su confusión y esclavitud. Hazlos libres en lo bueno, verdadero y eterno. Que tu nombre sea alabado entre nosotros hoy y siempre. Amén.