Esta vida se manifestó: nosotros la vimos y damos testimonio de ella, y les anunciamos a ustedes esta vida eterna, la cual estaba con el Padre y se nos ha manifestado. 1 Jn 1:2

Señor y Dios nuestro, te damos gracias por darnos luz de vida, porque ahora podemos aprender cómo vivir, y por medio de tu divina gracia entender nuestra vida en relación directa con el Señor Jesús, quien fue crucificado y superó la muerte. Concede que el poder de Cristo se haga visible entre nosotros. Haz que su vida sea nuestra, que dejemos atrás toda duda y ansiedad, aunque a menudo estemos rodeados de oscuridad y de noche. Consérvanos en tu Palabra. Deja que tu voluntad se prevalezca sobre el mundo entero, porque tu voluntad debe hacerse en cielo, tierra, y abajo hasta lo más profundo. Permite que se haga tu voluntad aquí en la tierra como se hace en todos los cielos. Amén.