Digan a la ciudad de Sión: “Mira, tu Rey viene a ti, humilde, montado en un burro, en un burrito, cría de una bestia de carga”... Y tanto los que iban delante como los que iban detrás, gritaban: —¡Hosana al Hijo del rey David! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Hosana en las alturas! Mt 21:5, 9

Señor, Dios nuestro, te damos gracias por permitir que de los corazones de la gente se eleven hosannas para clamar a ti y aún con mayor fervor en tiempos oscuros. Ayúdanos, oh Dios todopoderoso, y ayuda al Señor, Jesucristo, en su victoria final. Porque él será vencedor, trayendo gracia, paz, vida, y victoria a todo lo que es bueno en la tierra y en el cielo. Él será vencedor en todo momento de nuestras vidas, permitiéndonos mantener fe en toda preocupación, en el miedo y la necesidad, sí, inclusive en la muerte. ¡Hosanna al victorioso, Cristo Jesús, vencedor que tú has elegido! O Dios todopoderoso, proclámalo a él aquí en la tierra. Haz saber a todas las personas que él viene en camino, para la gloria de tu nombre. Amén.