pink sweet peas

Además de todo esto, protéjanse con el escudo de la fe, para que puedan apagar todas las flechas incendiarias del maligno. – Ef 6:16

Señor, Dios nuestro, anhelamos entrar en tu luz y vivir en tu fuerza, para poder hacer lo que te agrada y avanzar tu reino en la tierra. Protégenos del mal y no permitas que seamos heridos por las flechas encendidas del maligno. Traza nuestro camino cada vez que no sepamos cómo seguir adelante. Sabemos que tú eres nuestro Padre siempre. Y porque tú eres nuestro Padre, queremos ser valientes y perseverar hasta el final de modo que tú logres que nuestras vidas den fruto, para la gloria de tu nombre. Amén.