spray of grasses

El Señor es mi poderoso protector; en él confié plenamente, y él me ayudó. Mi corazón está alegre; cantaré y daré gracias al Señor. Salmos 28:7

Señor y Dios nuestro, tú eres nuestra fuerza y escudo. Nuestro corazón espera en ti, y recibimos ayuda. Acéptanos de entre todas las naciones como un pueblo que quiere servirte. Fortalece nuestro corazón, especialmente cuando debemos sufrir toda clase de pruebas y enfrentar las muchas dificultades que vienen cuando aceptamos la tarea de proclamar tu nombre y dar testimonio de ti. Porque tú eres fuerte y nos puedes proteger. Tú nos puedes llenar con luz y alegría para proclamar una y otra vez la salvación que viene por medio de tu bondad y misericordia todopoderosa; salvación en el Señor Jesucristo. Amén.