purple periwinkle blossoms

El Señor protege a los oprimidos; él los protege en tiempos de angustia. Señor, los que te conocen, confían en ti, pues nunca abandonas a quienes te buscan. Salmos 9:9-10

Señor, Dios nuestro, nosotros te miramos para nuestras muchas necesidades, en la aflicción de nuestro corazón, por la angustia de todo el mundo. Rogamos que tu luz llegue a la gente en todas partes de la tierra, para llevarles tu ayuda y victoria. Recuerda a los desdichados, a los enfermos, y a los pobres. Que tu fuerza viviente llegue con ellos para que puedan aguantar sus sufrimientos y mantenerse firmes hasta el final. Recuérdanos a todos, Oh Señor nuestro; todos necesitamos de ti. Somos débiles y pobres y no podemos continuar solos; tu espíritu debe ayudarnos. Que el Salvador se nos acerque, y que su gracia y poder nazcan en nuestro corazón. Amén.