quince blossoms

Cuando te llamé, me respondiste, y aumentaste mis fuerzas. Salmos 138:3

Querido Padre celestial, gracias que somos tus niños y que velas sobre nosotros, viendo todo lo que hay en nuestro corazón. Tú percibes los anhelos de cada corazón, y tú darás resolución en el momento correcto. Tiende a nosotros tu diestro poder; pues somos débiles y a menudo agobiados, sin saber qué hacer ni cómo encontrarte. Pero tú estás con nosotros en cada necesidad, pese a nuestras fallas y debilidades. Tú estás con nosotros y nos guías en medio de todo a la meta verdadera de nuestra vida, hasta que cada uno de nosotros pueda regocijarse por todo lo que has hecho, para alabanza de tu nombre, Padre nuestro. Amén.