daisies

Sean como criados que están esperando a que su amo regrese de un banquete de bodas, preparados y con las lámparas encendidas, listos a abrirle la puerta tan pronto como llegue y toque. Lucas 12:35-36

Dios nuestro Señor, esperamos expectantes. Aun entre la gran angustia que hay en la tierra, esperamos con añoranza la llegada de tu día, cuando ya hayan pasado los dolores de la muerte, tu reino empiece y el reinado de Jesucristo se expanda a todo el mundo con poder y gloria. Que se realice tu promesa y se haga tu voluntad en la tierra. Que siempre haya gente que crea y ore con fe “¡Señor Dios, Ven! Ven, Señor Dios. Los humanos no entendemos cómo vivir. Envíanos a Cristo Jesús, Salvador, Señor, y Juez de vivos y muertos. ¡Dale termino a todo pecado y muerte!” Te damos gracias por darnos esta fe y permitirnos orar: “Ven, Señor Jesús. ¡Sí, ven pronto, Señor Jesús!” Te pedimos protegernos en la fe. Haz que esta fe se cumpla para la gloria de tu nombre. Amén.