spray of spring flowers

Yo sé todo lo que haces; mira, delante de ti he puesto una puerta abierta que nadie puede cerrar, y aunque tienes poca fuerza, has hecho caso de mi palabra y no me has negado. Apocalipsis 3:8

Querido Padre en el cielo, te agradecemos porque tú nos conoces y percibes lo más profundo de nuestro corazón, protegiéndonos en todo lo que experimentamos, ya sea fácil o difícil. Te damos gracias que no nos quedamos solos; tú escuchas el suspiro más ligero de cada uno de tus niños. Gracias por hacer que la oscuridad se rinda ante la luz, la angustia ante la alegría, y el temor ante la fuerza y el ánimo. Porque tú nos guías a través de todo; esto es lo que tú llevas a cabo desde tu mundo futuro, que nos da fuerza y ánimo y soporte para todo; nada es causa del humano. Te damos las gracias desde lo más profundo del corazón por tus regalos infinitos; quedamos asombrados que es posible recibirlo todo de ti. Protégenos y guarda nuestra inocencia, y así permanecer en la comunión que el Señor Jesús nos ha dado, cantándole himnos a él, para honor y gloria de tu nombre. Amén.