0401

Porque el Señor es bueno; su amor es eterno y su fidelidad no tiene fin. Salmos 100:5

Señor Dios y padre nuestro, te damos gracias por toda la luz que nos otorgas y por toda la ayuda atenta que nos das, hasta en las cosas materiales. Venimos ante tu presencia y te pedimos tu luz y dirección constante en el camino que debemos seguir. Que lo celestial se revele en la tierra, para que nos podamos regocijar en todo bueno y lindo que das al mundo. Padre nuestro, revela lo celestial y libera a los hombres de su pecado y oscuridad. Que al final reconozcan tu gloria. Fortalece nuestra esperanza en esto. Dirige y trabaja en muchos corazones para que a través de ellos, a todos se nos proclame tu gloria.