bfly10

La plegaria sin esfuerzo es tan mala como trabajar sin orar. Una gallina clueca satisface su instinto sentándose en cualquier rincón oscuro, incluso después de que le hayan quitado sus huevos. Lo mismo ocurre con aquellos que se apartan de las tareas de vida y dedican todo su tiempo a la plegaria. Tal vida es tan inútil como la de la gallina que se sienta en un nido vacío.

Fuente: Enseñanzas del maestro