Shells

Amigos míos, pedid a Dios alegría; sed tan alegres como los niños, como los pájaros bajo el cielo. No permitáis que el pecado obstsruya vuestra acción; no temáis que empañe vuestra obra y os impide cumplirla. No digáis: «El pecado, la impiedad, el mal ejemplo son poderosos, y nosotros, en cambio, somos débiles y estamos solos. El mal trinunfará sobre el bien». No os descorazonéis, hijos, míos. No hay más que un medio de hallar la salvación: el de cargar con todos los pecados de los hombres. Desde el momento en que respondáis por todos y por todo, veréis que es justo que obréis así, ya que sois culpables por todos y por todo.

Fuente: Los hermanos Karamazov