mushroom

Mucha gente ridiculiza el mandamiento de Jesús de perdonar a nuestros enemigos como una insensatez auto-destructiva. ¿Cómo vamos a abrazar a quien nos quiere hacer daño, o intenta destruirnos? Lejos de volvernos débiles y vulnerables, el perdón nos capacita para la vida y el trabajo. Mediante el perdón se resuelven las situaciones más difíciles, porque deja de lado los problemas del castigo y de la justicia humana, y da al alma la paz verdadera.

Fuente: Setenta veces siete