amathyst crystal

Una vez, cuando estaba en el Himalaya, me senté a la orilla de un río y saqué del agua una hermosa piedra, dura y redonda, que me embriagó. Su interior permanecía seco. La piedra había estado mucho tiempo en el agua, pero el agua no había penetrado en la piedra. Es justamente lo mismo que ocurre con la gente «cristiana» de Occidente. Durante siglos han estado rodeados por el cristianismo, enteramente a remojo de sus bendiciones, pero la verdad del Maestro no ha penetrado en ellos. El cristianismo no tiene la culpa. La razón de que la verdad no haya penetrado en ellos debe buscarse en la dureza de sus corazones. El materialismo y el intelectualismo tienen muy duro el corazón. De ahí que a mí no me sorprenda la cantidad de occidentales que no comprenden qué es realmente el cristianismo.

Fuente: Enseñanzas del maestro