Nut halves

Al alentar o dar soluciones políticas a problemas humanos, los perpetuamos. No hay ningún cambio de nada sin el arrepentimiento. No hay ningún cambio de nada sin la locura (¡así nos parece a los alienados!) de Mateo, capítulo 5. Eso no quiere decir que no deberíamos hablar a favor de los pobres y sufrientes, que no deberíamos hacer lo que podemos (¡y lo que tratamos de hacer!), sino que no lo debemos hacer de la manera del mundo, ni con la fuerza del mundo, ni en el espíritu del mundo. Es muy atractivo lavarse las manos y abandonar a la humanidad. Pues, el otro día alguien citó a otra persona que dijo «¡Cómo nos atreveríamos a abandonar a la humanidad, si el Dios del Cielo no nos ha abandonado!» Nos manda volver a la fe. Siempre nos manda volver a la fe.

Fuente: Nos manda volver a la fe