eupahaedra butterfly

La destrucción de todo deseo no nos lleva a la liberación sino al suicidio. ¿Nuestros deseos no están inseparablemente unidos a la continuación de la vida? Hasta la misma idea de la eliminación del deseo es inútil. Desear eliminar todo deseo continúa siendo un deseo en sí mismo. ¿Cómo podemos hallar la paz y la liberación sustituyendo un deseo por otro? En verdad encontraremos la paz no por la eliminación del deseo sino encontrando su cumplimiento y satisfacción, sintiéndonos en armonía, identificados, con Aquel que la creó.

Fuente: Enseñanzas del maestro