mixed nuts

¡Qué diferente sería el mundo si de verdad estuviéramos en paz con cada persona que saludamos durante el curso de un día, si nuestras palabras no fueran tan sólo cortesía sino que surgieran del corazón. En realidad, según nos señalan incansablemente los ateos, pocos conflictos han causado tanto derramamiento de sangre a lo largo de la historia como nuestras incesantes disputas por diferencias religiosas. No en balde los antiguos profetas suspiraban: «Han descarriado a mi pueblo diciendo: Paz, paz,cuando no hay paz».

Fuente: En busca de paz