Pheasant feather

Nadie nace con un corazón revolucionario. Ni siquiera con un corazón socialista. Como nadie nace con un corazón cristiano. ¿Quién de nosotros nace con corazón pobre? Eso se va adquiriendo, se va conquistando, se va haciendo en la revolución de cada día.