Beachnut

Si queremos que el Adviento nos transforme – a nuestros hogares y corazones, e incluso a las naciones – entonces la gran pregunta para nosotros es si vamos a salir de las convulsiones de nuestro tiempo con esta determinación: ¡Sí, levántate! Es hora de despertar del sueño. Un despertar debe empezar en alguna parte. Es hora de regresar las cosas a donde Dios las destinó. Es hora para cada uno de nosotros de ir a trabajar – con la certeza de que el Señor vendrá – poner nuestra vida en el orden de Dios en todo lo que podamos. Donde la Palabra de Dios es escuchada, Él no nos ocultará la verdad; donde nuestra vida se rebele Él lo va a reprender.

Fuente: La estremadora realidad del adviento