Dried Acorns

Las dificultades no deben deprimir ni desviarnos. Es tan grande la causa que se ha posesionado de nosotros, que las pequeñas debilidades individuales no pueden destruirla. Por lo tanto, te pido una sola cosa: no te preocupes tanto por ti mismo. Despréndete de todos tus planes y de tus metas. Te ocupan demasiado. Entrégate al sol, a la lluvia y al viento, como lo hacen las flores y las aves. Entrégate a Dios. No desees nada, excepto una sola cosa: que se haga su voluntad, que venga su Reino y que su esencia sea revelada. Entonces, todo estará bien.

Fuente: En busca de paz