two black pebbles

Sigamos adelante tranquilamente, siempre dirigidos hacia la luz y con nuestros corazones elevados, sabiendo que somos como otros (y que otros son como nosotros), y que es correcto amarse los unos a los otros en la mejor manera posible—creyendo todo, esperando todo, y soportando todo…Y no hay que preocuparnos demasiado por nuestras debilidades, porque hasta aquel que no tiene ninguna, sí tiene una, por pensar que no tiene ninguna. Y a quien cree ser tan perfecto o sabio, le beneficiaría volverse tonto de nuevo.

Fuente: The Letters of Vincent Van Gogh