Indian Corn

Hay un límite imperceptible entre prudencia y cobardía. Llamamos prudencia a la seguridad y a la flojera. Llamamos prudencia al no comprometerse, al no arriesgar nada personal. Creemos que con la edad aumenta la prudencia; sin pensar que también aumenta el conformismo. Danos sinceridad, para no llamar prudencia a la cobardía, al conformismo, a la comodidad.

Fuente: Lucho Espinal, testigo de nuestra América